En este párrafo, podemos dar las claves para elegir el tipo de Sillería Ergonómica, que hemos de utilizar en las Oficinas, el Trabajo en Casa o los Estudios. Por ejemplo, no damos la importancia de sentarse bien y que la silla se amolde a nosotros. Recordemos que trabajamos «sentados» así que, en primer lugar, tenemos que probar que sea la silla, la que se adapte a nosotros. En segundo lugar, conseguir configurar una posición adecuada al trabajo que realicemos. En tercer lugar, y sobre todo, poder ajustar la sincronización de la inclinación entre asiento y respaldo. Además, Ajustar la altura y profundidad del asiento, necesidad real de apoyo lumbar, que los brazos sean regulables en altura, con opción de profundidad o giro. Si conseguimos todo lo anterior, sobre todo ello, y lo más importante; Evitaremos las molestias musculares y articulares, posteriores.


0 comentarios

Deja una respuesta